La electrificación, la autonomía de los vehículos y la movilidad como servicio (MaaS), son sólo algunas de las tendencias que nos moverán en un futuro ya cercano.

Los modelos y estrategias actuales del transporte están experimentando transformaciones apoyadas por la tecnología. No solamente hablamos del surgimiento de apps que te permiten adquirir algún medio de transporte como bicicletas, patines o automóviles desde la pantalla de tu smartphone. La transformación de la movilidad será guiada por tres tendencias disruptivas —e impulsadas por la tecnología— que reemplazarán o mejorarán nuestros actuales servicios. El panorama del transporte cambiará radicalmente gracias al uso de datos y del internet en el transporte público: 

Tendencia 1: Electrificación de los vehículos (EV)

autos eléctricos

Los beneficios que se obtendrían de los vehículos eléctricos sería mejorar la calidad de aire, calles más limpias y tranquilas, y la oportunidad de combatir el cambio climático. No obstante, se requiere de un trabajo constante por parte de empresas privadas y de los gobiernos para impulsar este mercado. En este sentido, el gobierno inglés es un ejemplo de éxito con su estrategia The Road to Zero, que habla de de 0 autos a motor para el 2040. 

En todo el mundo, el uso de automóviles eléctricos o híbridos enfrenta barreras como la economía, educación e infraestructura:  

  • El obstáculo económico: los costos de las baterías representan el 70% del EV. Sin embargo, los precios de las baterías bajarán si los gobiernos incentivan a las empresas automotrices a priorizar la producción de estos autos para impulsar el crecimiento del mercado. 
  • El obstáculo educativo: actualmente, las personas no cuentan con la información necesaria sobre el uso de los EV desde cómo benefician al medio ambiente hasta su economía. 
  • El obstáculo infraestructural: Para optimizar el uso de los EV se deben diseñar calles que cuenten con puntos de recarga eléctrica. 

Tendencia 2: Vehículos conectados a la red y autónomos (CAV): 

tecnología autónoma

El uso de los vehículos autónomos como principal medio de transporte ya casi es una posibilidad. Sin embargo, depende de cada país adoptar este medio de transporte. Se necesita que los gobiernos trabajen en infraestructura, apoyen investigaciones de nuevas tecnologías y regulen las periferias de sus ciudades para poder conectar este modelo de transporte. 

De acuerdo con el estudio de KPMG Mobility 2030, se prevé que para el año 2025 se habrán hecho avances importantes en lo concerniente a la tecnología para la creación de los transportes autónomos. Estos vehículos, gracias a sus sensores de movimiento, no necesitan conductor. Además, ayudarán a mejorar la seguridad vial una vez que la inteligencia artificial supere el desempeño humano al volante y harán el tránsito más fluido. Por otro lado hará que el transporte de las ciudades sea más equitativo al brindar servicio a ancianos, niños y jóvenes. 

Sin embargo, nuestras ciudades deberán prepararse para su llegada, ya que como lo menciona la experta en innovación Robin Chase “It could be heaven or hell” (“pudiera ser el cielo o el infierno”) si no logramos adaptar esta tecnología las necesidades y contextos de nuestras ciudades. 

Tendencia 3: Mobility as a Service (MaaS):

movilidad por demanda

El mercado de la movilidad ya ofrece diferentes tipos de servicios, pero aún falta coordinarlos para que estén conectados a una misma red. Este es el concepto central de la movilidad como servicio o MaaS (por sus siglas en inglés). 

MaaS es un concepto que se ha creado a partir de plataformas que brindan el servicio multimodal en el transporte. Dentro de una misma aplicación puedes encontrar diferentes alternativas de traslado que se ajusten a tu economía y necesidades, desde el sistema público hasta los vehículos bajo demanda. Como los pagos son electrónicos, hay mayor seguridad para los usuarios. 

Actualmente el servicio MaaS ya opera en ciudades como Helsinki en Finlandia, por parte de la empresa Whim

Estas son algunas de la ideas que definirán el transporte en los siguientes años, pero si la tecnología sigue haciendo que esto evolucione, ¿hasta dónde crees que llegaremos con los servicios de movilidad en el futuro?