Para restaurar las redes de movilidad en nuestras ciudades, algunas empresas e instituciones buscan dar a sus empleados mejores opciones en sus traslados. Aquí cuatro buenos ejemplos.

En los últimos años la movilidad de las ciudades se ha vuelto más y más compleja. Sin embargo, algunas organizaciones privadas y públicas han empezado a voltear a ver estos problemas y buscan darles una solución. Entre las primeras acciones a desarrollar es la adopción de Planes de Movilidad Corporativa. Con ellos, las organizaciones se replantean hacia una movilidad sustentable que da como resultado menores costos, reducción de la huella ambiental, además de que aumenta la productividad y la calidad de vida de sus empleados. 

WRI Ciudades compartió un Plan de Desarrollo Urbano para organizaciones, que señala el camino para la implantación de estrategias que incentiven hábitos más sustentables en los trayectos hacia la escuela y trabajo. Como lo prometimos en nuestro artículo anterior “Estrategias ecológicas que tú puedes implementar para mejorar tu movilidad”, aquí te presentamos cuatro que tienen más impacto al ser impulsadas por las organizaciones. 

1. Transporte colectivo: para viajar mientras lees 

Este es el medio de transporte más usado por los ciudadanos, ya que desempeña un papel sumamente importante: conecta las zonas de residencias con las zonas productivas (trabajo, escuela, de entretenimiento). ¿Cuáles son los beneficios?

  • En el tiempo de viaje, los usuarios pueden leer, relajarse. 
  • Minimiza los problemas de estacionamiento. 
  • Ahorra en el costo del viaje

Claro, este transporte está sujeto a que el servicio sea confiable, a una velocidad adecuada, costo accesible y sea seguro. Es evidente que el transporte colectivo (público) necesita mejorar.  

¿Cómo deben fomentarla? 

  • Crear políticas de regreso rápido a casa en casos de urgencia, por vehículo compartido o taxi prepagado. 
  • Disponibilidad de información sobre las líneas de transporte del entorno (hasta 800 m), mapas con la ubicación de los puntos de parada e información de las líneas que pasan por ahí, el itinerario de las unidades. O bien proporcionar información sobre aplicaciones que den a conocer estos datos. 
  • Flexibilidad de horarios de entrada y salida del trabajo.
  • Implementar servicios de flete, conectando las principales terminales y estaciones de transportes colectivo en el entorno.
  • Priorizar la instalación de las oficinas, en caso de mudanzas, en regiones con buena oferta de transporte colectivo.
  • Promover aventones hasta los puntos de transporte colectivo, con el fin de formar grupos que van hacia la misma dirección y así incrementar la sensación de seguridad.
  • Promocionar eventos, como el “Día Mundial Sin Automóvil” (22 de septiembre).
  • Proveer tarifas gratuitas, para incentivar el desplazamiento hasta la organización en transporte colectivo.
  • Reducir o extinguir el descuento de 6% del Vale Transporte del salario de los empleados.

¿Y el sector público?

  • Ajustar la tabla horaria de las rutas de transporte colectivo, para que coincidan con los horarios de salida de los trabajadores (esta acción puede variar, en el caso de que el punto final de la línea sea próximo a la organización).
  • Observar si las estaciones del transporte colectivo ofrecen refugio, provisión de información e iluminación.
  • Calificar los recorridos hasta los principales puntos de parada, mejorando las condiciones de las banquetas y la iluminación al largo del trayecto, y calificar las rutas de transporte colectivo de entorno. 

2. Transporte alquilado: ideal para organizaciones grandes

Este medio de transporte se sitúa entre uno privado y uno colectivo; pues tiene las comodidades que el particular puede ofrecer, pero con las características de uno público, ya que permite el desplazamiento de un gran número de personas. Esta es una gran alternativa de movilidad que algunas empresas ya ofrecen a sus trabajadores. 

Beneficios: 

  • Reduce atrasos en la hora de entrada. 
  • Hace que los gastos de desplazamiento sean mejor aprovechados. 
  • Dentro de la unidades los usuarios pueden relajarse y hacer actividades de su interés como leer, platicar, ver videos, etc. 

¿Cómo deben fomentarla las organizaciones? 

  • Adoptar softwares de optimización de rutas. 
  • Adoptar una política de regreso rápido a la casa en el caso de urgencias. 
  • Compartir rutas de transporte alquilado con otras organizaciones.
  • Compartir la información de los itinerarios de los horarios del transporte alquilado.
  • Hacer disponible las alternativas de horario para cada una de las rutas del alquilado.
  • Implementar el área de ascenso y descenso cerca al acceso a la organización.
  • Integrar las rutas con puntos estratégicos de la ciudad, por ejemplo, terminales de autobús, estaciones de metro, centros comerciales, etc.
  • Promover eventos, como el “Día Mundial Sin Automóvil” (22 de septiembre).

Este medio de transporte es más recomendado para organizaciones con mayor número de empleados (arriba de los 300). 

3. Estacionamiento: planear el espacio de estacionamiento ayuda a la movilidad de todos

Mantener los estacionamientos dentro de las organizaciones implica un gran costo, desde la vigilancia, iluminación y seguridad para los vehículos; pero el que haya límites a los lugares de estacionamiento promueve el uso del transporte individual optimizado.

 ¿Cómo deben fomentarla las organizaciones? 

  • Adoptar una política de beneficios flexibles, en la cual la plaza de estacionamiento es un componente que puede ser cambiado por otro: mensualidades en gimnasios o curso de idiomas.
  • Dejar disponibles plazas dedicadas al estacionamiento de períodos cortos (transportes compartidos).
  • Dejar disponibles plazas a quien ofrece aventón, de preferencia más cercanas al acceso del edificio.
  • Cobrar por la utilización del estacionamiento.
  • Distribuir las plazas de estacionamiento de acuerdo con la demanda (discapacidades o necesidades) y no por jerarquía o tiempo en la organización. 
  • Limitar el acceso al estacionamiento que restrinja su uso, por ejemplo, a cuatro días por semana y fomentar el uso de modos más sustentables de transporte en por lo menos un día por semana.
  • Promover eventos, como el “Día Mundial sin Coche” (22 de septiembre).
  • Reducción del número de plazas, destinando el espacio a otra medida de incentivo al transporte sustentable.

4. Trabajar desde casa o en cafés: confía en tus empleados y dales libertad

Proporcionar a los trabajadores alternativas para su desplazamiento sí puede arrojar buenos resultados. Sin embargo, se debe tener en cuenta que ejercer las actividades desde otro punto no debe hacerse todo el tiempo. Este método puede establecerse en dos o tres días, o más días por quincena o mes. 

Beneficios: 

  • Ahorra tiempo para los empleados. 
  • Tiempo para otras actividades. 
  • Reduce el dinero destinado al transporte. 

¿Cómo deben fomentarla las organizaciones? 

  • Acceso, entrenamiento y fomento al uso de herramientas de video llamadas/conferencias.
  • Definir la política de costo de ítems que puedan incidir sobre el empleado por el teletrabajo (equipo de informática y comunicación, luz, internet, teléfono, muebles y material de oficina).
  • Disponibilidad de mesas rotativas en las oficinas de la organización.
  • Disponibilidad de soporte remoto del departamento de tecnología de información, para auxiliar empleados en teletrabajo.
  • Flexibilidad para trabajar en oficinas satélites .
  • Suministro de audífonos y webcams, mesa, silla, soporte u otros materiales, que sean necesarios al puesto ocupado.
  • Implementación de una política institucional clara de teletrabajo, que contenga los criterios de elegibilidad de empleados y prevea la formalidad de este tipo de actividad mediante aditivos contractuales.
  • Promoción de pláticas y entrenamientos para capacitación y aclaración de gestores y empleados.

Los obstáculos:

Muchas organizaciones no lo llevan a cabo por la ausencia de un monitoreo físico y la falta de resultados, pero esto puede solucionarse si se realizan entrenamientos de sensibilización y capacitación.