El ciclismo urbano es un mercado que necesita de ideas emprendedoras que lo complementen para ser más eficiente y seguro.

Como respuesta ante la búsqueda de transportes alternativos para las ciudades, se ha incrementado el uso de la bicicleta. Este sencillo vehículo de dos ruedas reúne una serie de características que lo hacen muy conveniente: es de bajo costo, es casi indiferente a los problemas de tránsito, ayuda a integrar el ejercicio diario con la movilidad y no contamina. 

Los emprendedores en este mercado tienen un campo grande para explorar e identificar dónde pueden introducir ideas innovadoras que impulsen el ciclismo urbano. A continuación enlistamos las más disruptivas para que los startuperos que nos leen tomen inspiración y desarrollen su propia idea: 

  1. Soluciones de geolocalización: 
  • GPS en bicicleta 

Una de la barreras del ciclismo urbano es la dificultad en la navegación. Las plataformas tipo Waze para bicicletas son peligrosas para los usuarios si están revisando el celular mientras pedalean.  

Blubel y Hammerhead son dos apps de navegación GPS que con ayuda de sensores, indican la ruta por medio de luces integradas. Además, dan alertas de sonido para los próximos giros, de forma que el conductor no quita la vista del camino.

  • Apps de monitoreo de rutas 

Tener información sobre rutas para bicicletas también es importante. Las aplicaciones de monitoreo de rutas como Bikemap permiten conocer el tiempo promedio de traslado, distancia, velocidad media, incluso pueden registrar la condición física del ciclista. Una de las ventajas de este tipo de aplicaciones es que comparan rutas entre los usuarios para ofrecer opciones a elegir. 

2. Soluciones de seguridad: 

  • Sin puntos ciegos

Una de las causas más frecuentes de accidentes en el ciclismo son los puntos ciegos que tiene el ciclista e incluso el automovilista. Uno de los proyectos más innovadores y disruptivos es el sistema de luces Beryl. Este producto se encarga de emitir una imagen de luz led hasta de seis metros de distancia de la bici que lo proyecta para advertir y hacer visible al ciclista ante los demás usuarios de la vía. Esta innovación busca aumentar la seguridad del ciclista dentro de las ciudades. Claro, eso funciona sólo de noche.

También, a diferencia de las luces Beryl para alertar a los autos de que una bicicleta está próxima, existen sensores como Varia que avisan a los a los ciclistas cuando un auto se está acercando.

  • Reinvención del casco

Todos los ciclistas deben usar casco para reducir lesiones si es que se tienen un accidente, pero también es cierto que es fastidioso cargarlo por todas partes. La reinvención del casco ya está aquí con el objetivo de hacerlo más seguro y práctico. 

Recientemente apareció en el mercado un casco que se activa en el momento: la clave es el aire. Hovding funciona como una bolsa de aire que se activa gracias a su sistema de detección de colisiones. Con forma de bufanda, parece que el ciclista no lleva protección alguna en la cabeza, pero al detectar un impacto, el casco de aire se despliega en una décima de segundo.

Otra forma de reinventar el casco no vino en el cambio total de su diseño. ICEdot es un sensor que, ante un accidente, envía una alerta con la ubicación del siniestro a sus contactos de emergencia.

  • Apps de asistencia

Si se ponchó una llanta o se trabó la cadena, ¿podemos imaginar una app de asistencia técnica? Bike repair es un aplicación disponible en México por la cantidad de $47.17 pesos, esta es un buen ejemplo de este tipo de aplicaciones. Además de ayudar a los ciclistas a resolver problemas técnicos, también proporciona a sus usuarios tips para aliviar dolores comunes y de ropa para pedalear dependiendo del clima. 

3. Soluciones antirrobo

  • Bicis antirrobo 

Desde dispositivos GPS, hasta candados integrados son algunas de las soluciones antirrobo que se han creado para proteger estos vehículos. Yerka Project es una innovadora idea chilena de bicicletas antirrobo. La bicicleta Yerka es su propio candado. Por lo tanto, si tratan de robarla, no lo lograrían sin romperla, lo cual haría que el robo no tuviera sentido.

Otra idea para combatir los robos de bicicletas es Electrified S que surgió en Holanda. Esta idea incorpora la conexión entre la bici y teléfono. Al ser utilizada sin el consentimiento del usuario, éste puede bloquear el pedaleo desde su celular. 

  • Localizadores 

Este tipo de sistemas antirrobo consiste en el uso de un GPS y una aplicación para smartphone que permite al ciclista saber la ubicación de su bici en todo momento. Lo novedoso de estos sistemas está en la discreción del localizador. Un ejemplo de esto es Sherlock, un dispositivo que se integra al manubrio de la bicicleta dejándolo imperceptible a la vista del ladrón. 

4. Soluciones de sharing para bicicletas 

  • Préstamo entre usuarios

Actualmente ya existen aplicaciones de préstamo de bicicletas, pero una queja constante sobre este tipo de servicios es que regularmente no hay bicicletas por el área en la que están las personas. 

La idea estadounidense de Spinlister es conectar con personas que necesitan una bici por algunos días o hasta por un mes. Esta aplicación les permite a los usuarios encontrar personas que rentan sus propias bicicletas. Así que el catálogo es amplio: desde bicis urbanas hasta de montaña.

5. Soluciones en diseño urbano 

  • Pavimento ecológico 

Para impulsar el ciclismo también se necesita mejorar sus condiciones, por eso también es importante emprender en la planificación de infraestructura para este medio de transporte.  

Holanda, uno de los países líderes en el uso de la bicicleta, desde hace un par de años innovó sus ciclovías con ayuda del reciclaje; instalando vías con “pavimento” de plastico. Éste ha demostrado ser más resistente al desgaste que el pavimento convencional.  

  • Diseños de ciclovías

Las ciudades que impulsan el ciclismo deben contar con proyectos que impulsen el uso de este medio de transporte. La planificación de las ciclovías y los cruces en las calles son fundamentales para la seguridad del ciclista. En la ciudad de Copenhague existe un sistema en los cruces donde se prioriza el paso de la bicicleta poniendo ciertas medidas como la distancia entre los automovilistas y los ciclistas de la línea de detención. 

6. Soluciones de legislación 

  • Lecciones y prácticas de políticas públicas para el impulso del uso de la bicicleta

Las mesas de colaboración para promover el uso de bicicleta son una práctica donde el gobierno puede ser un aliado. Un ejemplo de esto es el proyecto “Santiago Pedaleable” de Chile, donde el público en general puede opinar o contribuir en la construcción de ciclovías. 

La Federación Francesa de Usuarios de Bicicleta presentó en 2015 la iniciativa de una sociedad civil que junto con el apoyo del gobierno se promovía la creación de talleres comunitarios para la reparación de bicicletas con el fin de seguir promoviendo sus uso en la ciudad de la luz. 

Estos son algunos de los campos que aún necesitan de ideas que hagan del ciclismo una práctica más atractiva para trasladarse dentro de las ciudades. Así que, si tienes una idea, es tiempo de ponerla en marcha.