De seguir el aumento desmedido del parque vehicular y la priorización de este medio de transporte sobre la calidad de vida de las personas, nuestra herencia para las próximas generaciones será sólo problemas.

“Las ciudades y los servicios de movilidad se han desarrollado desde el principio para el hombre”. Esto lo dijo Euisun Chung, Vicepresidente Ejecutivo de Hyundai Motor Company en el Movility Innovators Forum, el pasado 7 de noviembre en San Francisco, California. En ese encuentro, líderes en tecnología, planificación urbana y de servicios de transporte discutieron acerca de cómo sería el futuro de las ciudades. Euisun Chung también declaró que se debe trabajar en el estudio de un futuro antropocéntrico para garantizar una vida óptima para los habitantes de las ciudades. Solo así se puede encontrar soluciones para las ciudades futuras.

La movilidad antropocéntrica como futuro

¿Te imaginas ciudades donde los accidentes viales no tengan que ser tan frecuentes, y que no haya tráfico? ¿Visualizas transportes impulsados por energía limpia y bajos costos? Actualmente nos encontramos en un punto crítico a nivel mundial, pues tenemos que decidir si queremos seguir impulsando los viejos modelos de movilidad, o innovar y crear condiciones adecuadas para disfrutar de las ciudades. Para poder lograr estas nuevas estructuras de movilidad es necesario regresar al modelo en donde todo se creaba alrededor del hombre, es decir, el modelo antropocéntrico . 

Al hablar de movilidad antropocéntrica, justo como lo mencionó Euisun Chung durante el Movility Innovators Forum, nos referimos a que ésta debe girar en torno a las necesidades de las personas, ya no de los automóviles motorizados. ¿Y qué es lo que las personas buscan en un sistema de transportes? Que sea seguro, eficiente, limpio, de bajo costo y rápido; en resumen que cumpla con las necesidades de los ciudadanos.

La idea del antropocentrismo es poner al se humano como centro del universo, y la movilidad debe evolucionar teniendo eso en cuenta y no a los autos.

Esto implica dejar de impulsar la infraestructura como puentes vehiculares, ampliación de carreteras y avenidas, o estacionamientos; y en su lugar trabajar en la mejora de banquetas, ciclovías e ideas innovadoras de movilidad óptima y limpia como los autos compartidos o el uso de autos híbridos o autónomos. En resumen: promover alternativas que ayuden a brindar calidad de vida.

Por otro lado, la movilidad antropocéntrica apoya el surgimiento de nuevos ecosistemas de negocios que buscan traer la comodidad y seguridad a las personas. Ejemplos de esto son Uber o DiDi, que a través del uso de la tecnología han podido implementar el modelo de ride-hailing, un taxi más seguro y de fácil acceso en cualquier parte de la ciudad. Otro ejemplo sería Bussi y AllRide, que con sus viajes compartidos, prometen la disminución de emisión de gases al reducir el número de autos que circulan por la ciudad gracias a sus servicios de carpooling y vanpooling.  

¿Cómo se puede comenzar a cambiar la movilidad en México?

Como ya se ha dicho anteriormente, la movilidad antropocéntrica sería una gran solución para la mayoría de las ciudades. Y México no es la excepción, afortunadamente, algunas ideas innovadoras han comenzado a llegar al país con startups tecnológicas que prestan sus servicios para reducir el número de autos circulando. 

Por otro lado, el transporte público también debe mejorar para brindar seguridad a sus usuarios. Empresas como Klustera y Handsurf, por ejemplo, han comenzado a ayudar en esta parte a través de la obtención de datos a través de cámaras inteligentes, para la mejora de rutas, seguridad y arribo de las unidades para hacer más eficiente el transporte público.  

Las personas son quien mueven al mundo, por eso los medios de transporte deben girar en torno a sus necesidades y no al rededor de los autos.

También algunos gobiernos han comenzado a implementar estrategias de movilidad que priorizan el bienestar de las personas con la mejora de banquetas, ampliación de ciclovías, y dar acceso a nuevas alternativas de transporte como la micromovilidad. 

Como podemos ver el sistema de movilidad de las ciudades debe ser sostenible para las personas, pues son ellas las que impulsan el mundo. Y gracias a una nueva estructura de movilidad que las priorice, podemos garantizar ciudades 100% asequibles y listas para el futuro.