La movilidad necesita evolucionar y dar paso a nuevas estrategias e innovaciones para mejorar la calidad de vida en las ciudades. 

El pasado 24 de agosto, dentro de las instalaciones del hotel Barceló de la Ciudad de México, se llevó a cabo el Taller de Nueva Movilidad organizado por Propulcity. En él, con las autoridades de movilidad de la república, se discutieron ideas innovadoras que pueden ayudar a resolver hasta cierto punto las complejas problemáticas que representan el transporte público y privado en las ciudades.

Entre los temas que se abordaron se introdujo el concepto de Nueva Movilidad. Se trata de la aplicación de las tecnologías de la información en soluciones que potencien los recursos ya existentes para optimizar el flujo de vehículos y personas en las metrópolis.

El antecedente a ello es el agotamiento del modelo de movilidad basado en el automóvil como la mejor alternativa de transporte. Como es utilizado regularmente por una o dos personas, se desaprovecha su potencial. Además, los autos son, casi en su totalidad, impulsados por combustibles fósiles, altos en contaminantes. 

Por su parte, la expansión del transporte público es sumamente compleja y absorbe muchos recursos públicos; además de que en muchas ocasiones también incrementa el tráfico vehicular y usa asimismo combustibles fósiles.

Por los problemas ya mencionados, los gobiernos han explorado alternativas más viables. Emergen así nuevos caminos a conquistar para las ciudades del futuro: 

  • Priorizar los transportes alternativos para reducir el número de autos, así como las emisiones de contaminantes.
  • Reducir los gastos de transporte por medio de los autos compartidos
  • Utilizar vehículos que no necesiten de combustible o no lo consuman tanto (desde autos híbridos, a bicicletas y monopatines.)
  • Fomentar el uso de bicicletas, patines, patinetas, o ir a pie como medio de traslado que a su vez es una forma de ejercicio físico de las personas.

Cabe mencionar que uno de los objetivos de Propulcity ha sido impulsar startups innovadoras en la nueva movilidad como los son AllRide y Bussi, quienes se dedican a priorizar los viajes compartidos, con el objetivo de minimizar la emisión de gases, y reducir la contaminación para la ciudades futuras.

¿Quiénes se involucran en la nueva movilidad? 

Para que la nueva movilidad se desarrolle deben, involucrarse en ella estos tres sectores: 

  • Sociedad. Es decir, los usuarios del transporte, quienes no deben ser sujetos pasivos, sino ellos mismos buscar y promover alternativas de movilidad; así como exigir la regulación de los servicios que se ofrecen. 
  • Actores privados. Son los prestadores de servicios, quienes invierten, desarrollan y gestionan las plataformas tecnológicas.
  • Gobierno. Son quienes regulan, monitorean y fomentan la oferta diversificada de servicios de transporte. 

Para este objetivo se toman tres pasos importantes: 

  1. Comenzar a mejorar el servicio del transporte público y privado, así como sus instalaciones para dar prioridad al usuario, y así brindar un mejor servicio y seguridad. 
  2. Implementar la tecnología en el transporte, accesibilidad a internet, y brindar datos en tiempo real de la ubicación de las unidades. 
  3. Crear nuevas plataformas que a través de la tecnología capten la necesidades de los usuarios. 
Facetas de la Nueva Movilidad:
  1. La micromovilidad 
Fuente: NACTO, “Guidelines for regulations and management of shared active transportation” Micromobility conference, Medium.

La mircomovilidad hoy en día está dando mucho de qué hablar, ya que es una estrategia bastante viable de usar para los traslados de cortas distancias dentro de las ciudades, ya que permite mejor accesibilidad a diferentes puntos. Al hablar de este tipo de vehículos, nos referimos al uso de bicicletas convencionales y eléctricas, monopatines (también pueden ser eléctricos), patinetas, patines, etc. 

Algunas de las ciudades del país ya están optando por priorizar esta alternativa de viajes al crear programas de bicicletas compartidas con anclaje (por ejemplo: EcoBici en la CDMX), o dando permisos de operar a apps de movilidad como los son Jump, Mobike, Grin, Movo, entre otras.

2. Los servicios compartidos bajo demanda

  • Servicios de rutas flexibles que responden a la demanda de pasajeros en tiempo real. 
  • Los usuarios pueden solicitar embarcar o bajar a través de una aplicación, en cualquier parada dentro del área operativa.
  • Utilizan flotas como autos ligeros, vans, autobuses.

En la mayoría de las ciudades mexicanas ya operan varias plataformas que ofrecen este servicio como son Uber Pool, Bussi, Urvan, BlablaCar, entre otras.

3. Las empresas de redes de transporte (ERTs)

Este tipo de transporte es relativamente nuevo dentro del país, y nos referimos a él cuando hablamos de servicios de transporte individual contratados por medio de apps para smarthphones, que permiten crear una comunicación en tiempo parcial con el conductor de la unidad y el usuario; también estás se caracterizan por sus tarifas dinámicas, que dependen de la demanda y ruta.

Estos servicios lo podemos encontrar en Uber, Didi, Cabify, Beat, etc.

4. E-movilidad

Hablar de la electromovilidad puede sonar fantasioso, pero ya comienza a utilizarse como la alternativa más viable. Aunque en México no se pueden ver mucho los autos y motos eléctricas, ya hay quienes los usan. Regularmente, sus costos son mucho más bajos pues no usan combustible; también tienen mucho menos piezas y motores más simples, que a la larga requieren menos inversión que un auto que utiliza combustible. 

Ahora que ya sabes qué es y cómo utilizar la nueva movilidad, ¿la usarás? No pierdas más tiempo, verás que no solo beneficiará a las ciudades, tu también notarás un gran cambio en tu salud y en el tiempo que inviertes en tus trayectos.