Handsurf fue una de las 4 startups seleccionadas para la segunda temporada de Propulcity, cuya meta es usar la tecnología como herramienta para la mejora del transporte público.

El desierto de Sonora podrá tener temperaturas infernales, pero eso no mata las buenas ideas. Quizá incluso las motive. La muestra de ello es esta startup: Handsurf. Se trata de una empresa de tecnología salida de la muy calurosa ciudad de Hermosillo. El punto innovador es la forma en que mejora la experiencia y la eficiencia del transporte público tanto para los usuarios, como para los empresarios del transporte.

En esta ocasión tuvimos la oportunidad de reunirnos con Pancho Ortega, CEO  de Handsurf y Martín Alcaraz director de desarrollo e innovación. Ellos no solamente nos contaron de las bondades de Handsurf, sino que nos contaron lo mucho que les ha ayudado la plataforma Propulcity, que es la aceleradora de innovación de WRI México a enfocarse empresarialmente y tener una mejor historia que contar.

“De los principales problemas que detecté… fue la frecuencia de paso de los autobuses”.

¿Cómo fue que te percataste de que existía un problema urbano a resolver?

Pancho Ortega: De los principales problemas que yo detecté son ya de manera más técnica fue la “frecuencia de paso” de los autobuses. Por frecuencia de paso nos referimos al tiempo en que se tarda un autobús y otro en llegar a la misma parada, de la misma ruta. Nosotros venimos de Hermosillo, donde esperar el camión 30 minutos bajo 40 grados centígrados es un calvario, entonces eso retrasos sí cuentan mucho. Ese es uno de los principales problemas. Los mismos retrasos producen retraso en todo trayecto y llegas tarde a tu destino. 

Martín Alcaraz: Otro de los factores que nosotros hemos detectado es que como usuario no tienes una aplicación que te diga en dónde viene tu medio de transporte y en tiempo real. Sí hay aplicaciones, pero esas aplicaciones son en pasado, te dicen: “hace un minuto y medio estaba en tal lugar”, y tú lo que quieres es que sea en tiempo real, que te diga dónde está ubicado el camión, en qué proceso está el camión, que tan lleno o que tan vacío viene el camión; eso es una de las cosas que nosotros detectamos en primera instancia para tratar de abordar y dar una solución al problema. 

Define a tu startup de la manera más breve posible, así como el elemento disruptivo que la hace relevante. 

Pancho Ortega: Handsurf donde hace mayor disrupción dentro de las cuatro áreas que cubre es la parte del cobro del viaje. Actualmente se realiza con tarjetas que les llaman inteligentes, o bien a través de pago en efectivo. Lo que nosotros estamos utilizando es el smartphone del pasajero. Ahora nueve de cada 10 personas ya traen un smartphone, lo que nos hace tecnológicamente conectados, y una manera de poder utilizar esta plataforma es en el transporte público. Si el pasajero paga con el smartphone logramos muchísima transparencia en todo el proceso, desde la recarga hasta la bancarización de ese pago. Entonces aquí el transportista se ve beneficiado, los gobiernos se ven beneficiados, aquellos financiadores del transporte público ven cómo recuperar su dinero de manera efectiva, y sobre todo el pasajero, que siempre va a saber dónde está su dinero, aquel pasaje que compró por anticipado, sabe que siempre va estar ahí, como cualquier otro sistema bancario. 

Martín Alcaraz:   Las cosas que permiten hacer Handsurf son: uno es el pago con el smartphone, número dos es la seguridad del pasajero a través de cámaras inteligentes, número tres monitoreo del medio ambiente y número cuatro la ubicación del usuario, que te permite saber en todo momento dónde está tu camión. 

¿Cuáles fueron los obstáculos a los que se han enfrentado?

Pancho Ortega: Los obstáculos han sido, en el caso propio de nuestro desarrollo como empresa es el fondeo. Hacia afuera hay una cierta incredulidad, por decirlo así, por parte de las autoridades. Creen que no resulta tan bondadosa un plataforma de este nivel, sobre todo porque ya tienen desarrollos de muchos años trabajando en las ciudades. Aquí se toca un poquito lo que son las leyes de movilidad, que son leyes muy viejas en la mayoría de las ciudades y siempre van retrasadas con la tecnología; no solamente en el transporte, sino en muchas otras actividades. Las leyes resultan muy viejas y la tecnología pues no se va a detener, entonces ese es un obstáculo también.

¿Cómo entraste en contacto con Propulcity y de qué maneras ha beneficiado a tu proyecto más allá del apoyo económico?

Pancho Ortega: ¿Cómo entramos con Propulcity? Redes sociales. Las benditas redes sociales. Los encontramos en la búsqueda constante. Ya conocíamos de antemano a WRI México. Pero Propulcity era la primera vez. Vimos que podíamos calificar para la convocatoria, y nos animamos. Y la otra fue a través de un webinar que dieron sobre transporte público. 

El beneficio ha sido muy grande. Gracias a WRI y a Propulcity, primero pues la parte del apoyo económico. Y la segunda yo creo que es mayor todavía, que son las relaciones, la marca y el empuje que estamos teniendo para el programa piloto. 

“Nos vemos como la plataforma de México en el transporte público”.

¿Cómo miras a tu startup en un futuro? 

Martín Alcaraz:  En cinco años sí nos vemos como la plataforma por defecto en México en el transporte público, gracias al desarrollo que tenemos ya desde hace cinco años en cuestiones de inteligencia artificial, visión por computadora, cobro digital; y sobre todo porque se van sumando actores importantes para consolidar la compañía. Universidades en ese sentido, que tienen la finalidad de producir tecnología, y tecnología disruptiva que solamente lo vas a encontrar en centros muy especializados, esas son las alianzas que estamos haciendo desde hoy para llegar a futuro a desarrollar nuestra propia tecnología. Hoy somos consumidores, integramos, pero lo que queremos a futuro básicamente es ser los fabricantes de nuestra propia tecnología.

¿Qué consejos puedes dar a otros emprendedores que desean innovar en temas de mejora de la calidad de vida en las ciudades?

Pancho Ortega: Qué consejo daría a otros emprendedores, quitarse el “no se puede”,  y si estás enfocado a los servicios públicos mirar a las leyes no como un obstáculo, sino como un reto.

Martín Alcaraz: Mi consejo a los emprendedores es que sean completamente obsesivos con su proyecto, que se rodeen de profesionales en todas las áreas. Y sobre todo que pongan mucho énfasis en el negocio, porque es lo primero que le van a pedir los accionistas e inversionistas.